Florencio Varela: Choferes de la empresa San Juan Bautista denuncian desidia ante casos de COVID-19

Alertan por la falta de limpieza en baños y sala de espera, denuncian que las autoridades no suministran barbijos y que el alcohol en gel fue comprado por los empleados en más de una ocasión. Esto generó que alrededor de 30 empleados se contagien de coronavirus.

Choferes de la empresa San Juan Bautista denunciaron múltiples contagios de COVID-19 y el incumplimiento del protocolo de salud por parte de la empresa, una situación que no beneficia ni a colectiveros ni a usuarios.

Las líneas que corresponden a la empresa San Juan Bautista son las 500, 503, 506, 507, 508, 509, 512 y 383. En todos los ramales hay casos de personal contagiado.

En diálogo con Classique, un chofer que en representación de sus compañeros relató que “la problemática nace en la desidia empresarial en general, en los estados de las unidades, la deficiencia edilicia, y en que todos los meses hay demoras con los salarios, y con cierta persecución de algunos de los jefes”.

Aseguran que “desde el cuerpo de delegados están más preocupados por la políticas municipales y gremiales que los problemas de los trabajadores”.

“Esto hace que con la situación que vivimos por la pandemia se multiplique, ya que al desastre en los sectores de uso común como los baños, la sala de espera y las unidades, no se limpian y no suministran barbijos. En más de una ocasión el alcohol en gel fue comprado por los empleados”, relató.

Y asegura que “esto produjo un contagio masivo de covid y más de 30 casos en no menos de 300 trabajadores. Todo se intenta ocultar, ya que si tenés síntomas prefieren que te tomes 72 horas y no actives el protocolo”.

“Nosotros compartimos tiempo de espera en un lugar común en las cabeceras. También en un taller donde se guardan los repuestos. En todos esos lugares hubo casos positivos de COVID-19”.

La empresa hace caso omiso y los trabajadores piden una pronta solución.

Por otro lado, uno de los choferes de la linea 383 fue victima de un hecho de inseguridad cuando el jueves por la madrugada, en cabecera de Claypole, fue baleado por un delincuente quien le disparó en la mano. El conductor debió ser asistido en el nosocomio local, Mi Pueblo, pero las autoridades de la empresa lo obligaron a trabajar nuevamente.