DEPORTES 06/12/2023

Boca Juniors: sortearon a un nuevo juez para la causa de las postergadas elecciones

El magistrado Sebastián Font, a cargo del Juzgado 36, fue sorteado tras las determinaciones que tomaron las juezas en las últimas horas.

Boca Juniors: sortearon a un nuevo juez para la causa de las postergadas elecciones
Boca Juniors: sortearon a un nuevo juez para la causa de las postergadas elecciones

Sebastián Font, a cargo del Juzgado Civil 36, resultó sorteado como nuevo juez en la causa que investiga supuestas irregularidades en los padrones para las elecciones en el club Boca Juniors, que debían realizarse el 3 de diciembre último. Tras la decisión de la jueza Alejandra Abrevaya de correrse de la causa luego de decidir la suspensión de los comicios, la magistrado Analía Romero imitó la decisión y decidió excusarse. Por lo tanto este miércoles se designó a Font, que aún debe decidir si acepta. Mien­tras tan­to, aún no hay nueva fecha para la realización de los comicios.

El martes había sido otro día movido en Boca. Cerca del mediodía, la jueza Analía Victoria Ro­me­ro, que 24 horas antes había sido sorteada en reem­plazo de su colega Alejandra Débora Abrevaya (re­cu­sa­da por la lista oficialista encabezada por Juan Ro­mán Riquelme), requirió apartarse de la causa por su condi­ción de socia activa de Boca.

El lunes por la noche, el Riquelme había asegurado en una entrevista con el canal oficial del club que tanto Romero como su marido y sus hijos habrían obtenido su carnet de activos du­ran­te la primera presi­dencia de Angelici, y sin haber pa­sa­do antes por la ca­te­go­ría de adherentes. “Si la jueza aceptó ser socia en 2013 fue porque creyó que estaba todo en regla. En­tonces pa­ra nosotros esto es una gran no­ticia, por­que significa que vamos a tener elecciones”, razonó Riquelme. Horas más tarde, y de manera ines­perada, Romero solicitó su excusación “a fin de preser­var la de­bida administración de justicia y neutralizar cualquier temor de parcialidad que tal cir­cunstancia pudiera al­bergar en los sometidos a juzga­miento”.

Ahora, la Cámara tendrá tres asuntos por atender. El más importante: si revoca o ra­tifica la medida cautelar expedida por la jueza Abreva­ya, que ordenó la sus­pen­sión provisoria de las elecciones en Boca tras detectar anomalías en el padrón electoral. Entre ellas, el pase a activos de más de 13.000 so­cios que habrían alcanzado esa condición sin respetar la prioridad por antigüedad que establece el artículo 19 del Estatuto.

Si la Cámara reva­lida la cautelar de Abrevaya, la posibilidad de votar el 17 de diciembre quedará automáticamente descar­ta­da. La “causa Boca” volverá a manos del juz­gado in­ter­viniente y se retomará la investigación que buscará de­ter­minar cuántos de los 98.000 so­cios que figuran en el padrón están realmente en condiciones de sufragar, ya que el oficialismo, amparado en el artículo 6 del mis­mo reglamento, asegura que las Comisiones Directivas de turno tienen la potestad de fijar por sí misma las po­líticas de ingreso y de recategorización de los socios.

Comentar esta nota